Envío gratis a partir de 60€* (24-48h*)

Cesárea y lactancia

Muchas veces hemos oído la frase; «yo no le pude dar pecho porque me hicieron cesárea».

De algún modo, el hecho de hacer una cesárea ha sido algo que hasta hace poco ya eliminaba la posibilidad de amamantar. Pero nada más lejos de la realidad hoy en día.

Primero quiero aclarar que hace años las cesáreas se hacían de una manera bastante…¿cómo decirlo delicadamente? bastante salvaje! se le hacía un corte a las mujeres de dimensiones descomunales y de manera longitudinal en el abdomen, lo cual hacía que tener después un bebé encima fuese doloroso y peligroso. Así que por el bien de la madre se les aconsejaba no amamantar. Hoy en día, las cesáreas (y hablo por experiencia propia) se hacen casi en la zona del pubis, no en la barriga, de manera transversal y a una altura en que una braga o un biquini no dejarán ver la cicatriz.


Por tanto la posición de la cesárea no impide tener al bebé en brazos, quizás sí, como toda operación, requiera descanso y el esfuerzo de cargar o dejar al bebé es preferible hacerlo con ayuda, pero a la hora de amamantarlo no tiene porqué tocar la herida, con lo que ya es algo que no nos limita.

La otra parte importante a entender es la parte fisiológica y la que siempre se pone en duda; ¿Si no he parido de forma natural produciré leche igualmente? ¿Si he tenido cesárea tendré la subida de la leche más tarde?

Pues bien, la explicación a todo esto es muy sencilla; cuando el bebé nace (natural o por cesárea) la placenta se separa del útero y se expulsa del cuerpo (alumbramiento) en ese momento desaparece el latógeno plancentario y disminuye la concentración de progesterona, así que todos estos mensajes llegan al cerebro, que entiende que el bebé ya está fuera y se pone a producir prolactina. 

La prolactina es una hormona que se encarga de transformar la sangre en leche, ésta, junto con la oxitocina (que ayudará a que la leche salga) serán las encargadas de que cualquier mujer que acabe de parir pueda amamantar.

Así que si tienes claro que quieres amamantar y tu pronóstico es una cesárea no te preocupes, no son incompatibles. Ni siquiera es incompatible el piel con piel, algo tan importante cuando se da a luz. Aunque estés en quirófano, mientras estén cerrando la herida, pueden poner a tu bebé en tu pecho, háblalo con tu matrona si es algo que te preocupa y si tienes plan de parto intenta indicar que deseas «piel con piel» incluso si te hacen cesárea.

Y ante la duda de si por ser cesárea se tarda más en tener leche… la respuesta es NO! No se tarda más, el proceso fisiológico del cuerpo es el mismo, la subida de la leche se suele tener a las 48-72 horas de haber parido, ahí ya depende del cuerpo de cada mujer, pero lo que está claro que ayudará será el poner el bebé a mamar cuanto antes y cuantas más veces mejor. Mientras no suba la leche lo que tendrás es calostro, y eso es medicina pura para tu bebé!

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra

* Excepto en porteo y Elvie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra +eBook con 20 Mitos de Lactancia Materna

* Execpto en porteo y Elvie