Envío gratis a partir de 60€* (24-48h*) REBAJAS en productos seleccionados

¿Es necesario suplementar al recién nacido?

Es muy común pensar que hasta la subida (o bajada) de la leche los bebés necesitan «una ayudita» y muchas mamás, la mayoría de las veces incitadas por personal sanitario con falta de información en lactancia materna, dan biberones de suplemento a sus recién nacidos. Y es que los bebés lloran, a veces rechazan el pecho, otras veces lo piden continuamente y la sensación de que la teta no les llega está ahí, pero en realidad no suele ser así.

¿Qué es el suplemento?

Lo primero que debemos saber es que ese «suplemento» que nos ofrecen los primeros días suele ser siempre un biberón de leche artificial, que además suele ser una leche «normal», de las de inicio (tipo 1), cuando lo ideal (a la hora de tener que ofrecer leche artificial) sería que fuese leche hidrolizada, una leche con la que no tenemos riesgo de una reacción alérgica a futuro (aplv), pero claro, es más cara, así que lo que dan en hospitales y residencias son leche artificial sin más.

¿Por qué se da?

Pues muy sencillo, por una parte tenemos a mucho personal sanitario que desconoce cómo funciona la lactancia, cómo funciona un pecho o cómo se puede ayudar a una mamá a establecer su lactancia materna cuando el bebé llora o no se consigue una buena transferencia de leche, así que recurren a lo que saben que los hace dejar de llorar; biberón y chupete (el principio del fin de la lactancia de esa madre)

Y por otro lado tenemos a las mamás, mamás que muchas veces no saben cómo es un bebé en los primeros días (el suyo es el primero que han visto, y ahí me incluyo), ni cómo funciona su cuerpo, ni cómo deben hacer y a quién obedecer porque en algún libro o revista han oído eso de que la lactancia debe ser a demanda, pero por otro lado está allí la madre o la suegra o la vecina del quinto diciendo que si, si, a demanda, pero cada 3 horas y 10 minutos en cada pecho, que si no se vician… y al fin aparece esa persona sanitaria que a todos nos impone y que le dice a esa mamá llena de incertidumbre y abrumada por una situación tan nueva que por favor le dé el suplemento a su bebé porque lo que tiene es hambre, ¿y qué va a hacer la madre ante tal frase acusadora en esa maternidad recién estrenada? pues darle el suplemento y venirse abajo…

Entonces ¿ no se le debe dar el suplemento?

Bueno, pues vamos por partes, y partamos de una situación normal, debemos saber que:

  • La subida de la leche se da entre el 2º y 3º día posparto, pero mientras tanto no significa que no haya nada, sino que hay otro tipo de leche llamado calostro que aunque se genera en muy poca cantidad es mucho más nutritivo y tiene más defensas que cualquier leche que vayas a tener después, así que es muy importante que mame esa leche los primeros días (calostro) y nada más, es todo lo que va a necesitar en una situación normal (luego te explico cuándo algo no va bien)
  • Si el bebé no mama, el cerebro no va a recibir la orden de fabricar, así que esos primeros días son vitales para que tanto el calostro como la subida de la siguiente leche se genere, si el bebé no mama el cuerpo no producirá. La naturaleza es tan sabia que está preparada hasta para el duelo, triste si, pero para todo hay que tener solución, así que para decirle al cuerpo que el bebé esta ahí y bien sanote hay que demostrárselo mamando.
  • El tamaño del estómago del bebé los tres primeros días  es el de una cereza, por eso debe comer poco pero a cada rato, prácticamente continuamente estará al pecho los primeros días, pero eso es normal, poco a poco su estómago se irá agrandando y las tomas se irán espaciando.
  • Que el bebé llore no debería de angustiarnos, tengamos en cuenta que ni habla ni sabe hacer señas, o llora o no tendrán otra manera de reclamarnos, y ahora tienen tantas cosas nuevas pero incómodas que decirnos; el frío, la ropa, la gravedad…no todo es hambre, aunque  lo ideal es ponerlo al pecho a  la mínima que haga, solo que se despierte (y hablamos de los primeros días) ya debería ser una señal para ponerlo al pecho, ¿que no quiere? pues ya querrá después, pero si no lo ponemos para ver si quiere o no cuando realmente tenga hambre llorará, es normal, por eso deberíamos anticiparnos a que llore poniéndolo al pecho a cada poco. 
  • Si le damos el «suplemento» su estómago se llenará y no tendrá hambre, si no mama recordemos que nuestro cuerpo entonces no fabrica, así que la subida de la leche no solo se puede retrasar sino que puede no llegar, unos pechos sin estimular son unos pechos sin leche…
  • El suplemento se suele dar en biberón, esto puede implicar una confusión tetina-pezón, con lo que el bebé no sabrá después mamar correctamente, no abrirá la boca de igual manera y provocará grietas a la madre, lo que hará aún más difícil esos primeros días.

Pero a veces sí será necesario suplementar

A veces, es inevitable que algo no esté saliendo como uno espera, es entonces cuando hay que actuar y aceptar que sí necesitamos ofrecer al bebé un suplemento, ¿cuándo?

  • Cuando la perdida de peso de los primeros días ronda el 10% o más.
  • Cuando el bebé no hace mínimo 8 tomas al día y están muy adormilados o apáticos.
  • Cuando no hacen caca o pis como deberían.
  • Cuando llegados a los 15 días no han recuperado el peso del nacimiento…

¿Qué suplemento dar entonces?

Este es el quid de la cuestión, suplementar no es malo, a veces es necesario, pero debemos tener claro que la primera opción no es la leche de fórmula, sino la materna.

Puedes extraerte leche materna y ofrecer esa leche como primera opción al bebé. En todos los hospitales suelen tener a disposición de las madres sacaleches, pero si no lo hubiera también puedes hacer extracción manual.

¿Cómo dar el suplemento?

Esto es casi tan importante como el punto anterior, dar leche materna es lo mejor, pero si la ofrecemos con biberón de nuevo estamos poniendo en riesgo la lactancia materna. Ya que la manera de succionar es muy distinta, y pasar de tetina a pecho cuando son tan pequeños suele dar problemas (confusión tetina-pezón).

Para suplementar con tu propia leche (o con fórmula si es necesario) puedes hacerlo con:

Método jeringa-dedo

Puedes ver un vídeo aquí

Vaso

Relactador

Biberón-cuchara

Y si tienes dudas, sobre si necesitas suplementar a tu bebé o cómo hacerlo, intenta contactar siempre con algún experto en lactancia materna. Si estás en el hospital, consulta a tu matrona, si ya estás en casa y te sientes sola o con dudas, puedes concertar una asesoría online conmigo aquí.

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra

* Excepto en porteo y Elvie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra +eBook con 20 Mitos de Lactancia Materna

* Execpto en porteo y Elvie