Envío gratis a partir de 60€* (24-48h*)

Percentiles ¿Qué son?

Cómo saber interpretar el peso y talla de nuestro bebé

Cuando tenemos un bebé empezamos a oír palabras nuevas como «Percentil», en seguida averiguaremos que es algo que mide o cataloga el peso y talla de tu bebé pero nos cuesta saber qué es lo normal dentro de esos baremos. Muchas mamás tienen sus bebés en un percentil 50, otras en un 85 y de pronto te dicen que el tuyo está en el 3 ¿cómo? ¿y eso es bueno o malo? ¿será que está mal? Buf! cuantas dudas… el peso de los bebés es algo que nos agobia mucho.


Pues para salir de dudas ¡un poco de historia!

A día de hoy las tablas de percentiles que suelen usar los profesionales de la salud son las elaboradas por la OMS en 2006, hechas con niños amamantados. Las tablas anteriores estaban hechas también con niños de lactancia artificial y eso hacía que muchos bebés de teta estuvieran por encima de las gráficas por no estar actualizadas (los bebés amamantados los 3 primeros meses suelen engordar más que los de lactancia artificial).

Para elaborar estas nuevas gráficas de 2006 siguieron las siguientes pautas:

  • Realizaron mediciones de más de 8.000 niños (amamantados).
  • Niños sanos de madres sanas y que no fueran fumadoras.
  • Se excluyeron bebés de partos múltiples o prematuros.
  • De todos estos niños «normales» se excluyeron el 3% de los valores más altos y el 3% de los valores más bajos.
  • Con el resto de datos de niños se realizó la gráfica.

Es decir, imaginemos que en vez de 8.000 niños eran 100, y que los ordenaron a todos por orden de peso y talla del 1 al 100, pero quitaron los 3 primeros y los 3 últimos por ser «extremos» (pero niños sanos). Pues tendremos unos datos del 3 al 97 de pesos y medidas de niños SANOS y completamente NORMALES.

La idea de los percentiles no es poner un número a un niño, pues si he conseguido explicarme podréis ver que da igual si un niño es percentil 3 que percentil 50 u 87… todos son normales, pero la evolución de estas medidas es lo que el pediatra necesitará valorar. Pues un bebé debe de crecer siempre en peso, altura y medida craneal. Siempre se crece, aunque no de la misma manera, al llegar a los 3 o 4 meses algunos niños frenan el crecimiento rápido que traían y empiezan a ir más despacio, porque si crecieran siempre al mismo ritmo ¡seríamos enormes! pero siempre se crece, si decrece sí podría haber algún problema, pero para el sanitario, ver que se continúa en ese mismo percentil de la gráfica es una buena señal, de que crece y se desarrolla a buen ritmo.

De todos modos, para poder interpretar esto siempre debe ser el profesional de la salud el que nos diga si todo va bien o no. Pero es bueno que nosotras como madres sepamos que no tenemos porqué tener el bebé en el mismo percentil que otras madres… cada uno (por genética, constitución…) tendrá su percentil.

En mi caso os diré, que mi hija se salió de los percentiles siempre, una niña muy grande y gordita con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, pero es que tanto yo como mi pareja somo dos personas muy altas, nosotros sí nos salimos de la media…jajaja, así que nuestra hija no nos sorprendió cuando en peso y talla estaba por encima de toda gráfica. Muchas mamás se podrán encontrar con situaciones donde su bebé «se sale» literalmente de las gráficas, y a veces nos pueden dar el mal consejo de que hacen muchas tomas, que la leche materna engorda, que debemos reducir tiempos… y todo eso es un error. Un bebé debe tomar lo que reclame, pues ellos se autoregulan y son capaces de tomar sólo lo que su cuerpo necesita. La leche materna NO engorda.

En caso de bebés que estén en un percentil y que en siguientes revisiones bajen a otro, son casos para valorar de manera rápida. Si están con lactancia materna exclusiva deberá valorarse el agarre, la posición, la postura… incluso es posible que se deba suplementar, pero ¡cuidado! suplementar no significa dar leche artificial (si es algo que tú no quieres hacer), suplementar significa extraerte leche materna y dársela al bebé, a poder ser de una manera que no interfiera en la lactancia, como por ejemplo en cuchara, vaso, jeringa-dedo… pero evitando en uso de tetina para que el bebé no rechace después el pecho, generando una confusión tetina pezón, si te ha pasado puedes leer aquí como intentar reconducirlo de nuevo al pecho.


Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra

* Excepto en porteo y Elvie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra +eBook con 20 Mitos de Lactancia Materna

* Execpto en porteo y Elvie