Envío gratis a partir de 60€* (24-48h*) 

Vuelta al trabajo (Extracción y conservación de la leche)

En la lactancia hay muchas crisis, muchas las enfocamos en los bebés; la crisis de los 15 días, la de los 3 meses… luego también achamos las crisis o los destetes precoces a nuestros miedos o a la sociedad; «yo tenía poca leche», «me decían que mi leche ya no alimentaba», «que ya era más vicio que alimento…» y no nos damos cuenta que por desgracia la vuelta al trabajo es una gran traba en muchas lactancias. Pero pocos son las países que permiten una buena conciliación familiar (2 o 3 años de baja maternal).

El caso es que llegado este momento, el de incorporarnos al trabajo, no debemos verlo como un final inminente para la lactancia materna, no por favor, con lo que ha costado conseguirla!


Simplemente debemos planificar. ¿Cuántas horas voy a estar fuera de casa? En ocasiones las jornadas partidas y el vivir cerca de casa nos permiten seguir amamantando directamente al bebé, incluso la persona que queda al cargo nos lo puede acercar a nuestro lugar de trabajo, cuando es así, está claro que se hace más llevadero, pero aún así es recomendable dejar algo de leche extraída por lo que pudiera pasar (un día que llueve mucho, algo que surge y que te impide estar disponible…)

Así que estés las horas que estés fuera, mientas los bebés sean menores de 6 meses y estén con lactancia materna exclusiva lo ideal es tener un pequeño banco de leche.

Resultado de imagen de banco de leche¿Y cómo se hace un banco de leche? Pues extrayéndote leche días antes de empezar a trabajar y congelándola.

¿Cuánto tantidad debo congelar? Pues dependiendo de lo que vayas a necesitar usar el banco de leche, si será para el día a día o para casos de apuro. Pero debes tener  cantidad pequeñas, lo ideal de 50 ml. y como mucho de 100 ml. Ya que una vez descongelado si el bebé no lo quiere esa leche deberás desecharla.
Para saber más o menos lo que tomará el bebé es difícil saber hasta verse en ello, pero a veces se puede calcular un aproximado multiplicando el peso del bebé en kilos por 30 y nos dará el resultado en mililitros (por ejemplo7 kilos x 30= 210 ml). Pero esto más bien sirve para calcular cuánta leche dejar, la realidad es que cada toma la harán de una cantidad distinta y no es algo que vayamos a saber con antelación, por ello es bueno tener cantidades pequeñas (de 50 ml) almacenadas, ya que una vez el bebé hay tomado algo de esa toma, el resto deberemos desecharlo, pues estará contaminado por la saliva del bebé. 

¿En qué recipientes puedo almacenar la leche? Hay varias opciones; bolsas herméticas, botes de plástico, de cristal… muchas se comercializan expresamente para ello, pero si no deseas invertir en este tipo de cosas puedes ir guardando botes que uses en tu día a día, por ejemplo botes de mayonesa o de paté… lo importante es que tengan la marca del tenedor y el cuchillo, eso significa que son aptos para uso alimentario.

Resultado de imagen de extracción manual o técnica de marmet¿Y cómo me extraigo? Pues esto también es a libre elección, la primera forma y más económica es de manera manual, también llamada Técnica Marmet. Se basa en masajear los pechos y la areola de manera que estimules la producción de leche, algo que suele ayudar mucho, sobre todo las primeras veces es tener algo del bebé y que incluso huela a él, eso hará que generemos oxitocina y vayamos provocando poco a poco la orden al cerebro de generar leche.
Algo importante en esta técnica (a parte de tener bien limpias las manos) es tener claro que una vez empecemos a hacer la presión en el pecho para que salga la leche no lo haremos hacia afuera, sino hacia las costillas. Con la mano en forma de C a unos 3-4 cm. por detrás del pezón. Los dedos no se arrastran por la piel, debe ser con movimientos como de rodillo, no se trata de algo doloroso.
Tras masajear, frotar y sacudir los pechos pasaríamos a la extracción, unos 5-7 minutos en cada pecho y de nuevo masajear, frotar y sacudir para otra nueva extracción. En total unos 20-30 minutos. Quizás las primeras veces no salga mucho, pero con el tiempo es una técnica que se acaba controlando, se consigue sacar incluso más que con un sacaleches y se hace en menos tiempo.

Resultado de imagen de sacaleches
Otra manera de extraernos es con un sacaleches, existen manuales, eléctricos, individuales, dobles… eso ya no solo es a gusto del consumidor, sino que también de lo que estemos dispuestos a invertir en algo así, ya que los precios a veces pueden ser un tanto altos… pero si es algo que vamos a necesitar usar diariamente desde luego mi recomendación es que por lo menos sea eléctrico.

¿Y si no tengo tiempo en el trabajo? Tanto si es manual como si es con sacaleches las extracciones no deben de ser en tiempos muy prolongados, es mucho mejor varias veces y poco tiempo que una sola vez y mucho tiempo. Así que puedes aprovechar el descanso o incluso el tiempo de ir al servicio, dedicar 10 minutos y almacenar esa cantidad. Si consigues tener varias extracciones al día puedes seguir manteniendo tu producción sin ningún problema.

¿Y cómo la almaceno y transporto? Pues eso es lo más sencillo, en una neverita de esas de playa, con un bloque de hielo (sobre 15ºC) todo lo que metas aguantará 24 horas, así que todo lo almacenado en la jornada laboral aguantará sin problemas hasta que llegues a casa. Una vez en casa decidirás si se la das al bebé o la guardas en nevera o congelador, pero de ser así debes poner siempre la fecha de la extracción. 

Resultado de imagen de leche materna en la nevera¿Y como hago para conservar en nevera o congelar? La primera norma cuando vayas a dejar en la nevera leche materna es NO colocarla en la puerta, ya que los cambios de temperatura de abrir y cerrar podrían hacerle perder propiedades.
A parte de eso, la recomendación a la hora de congelar es tener un cajón apropiado para ello, y a ser posible en la parte más hacia atrás del congelador, para que la temperatura sea lo más constante posible y no interfiera con otro alimentos.

¿Y cuánto dura en la nevera o congelada? Pues esto es lo más difícil a veces de tener en cuenta, porque en función de la temperatura de nevera normal, combi, congelador integrado, separado… las temperaturas varían y por tanto los tiempos de conservación también, pero espero que este cuadrante resumen te ayude:

CONSERVACIÓN LECHE MATERNA (Madura)

A 15º C (bolsa nevera con hielo) 24 horas
Temperatura ambiente 19-22ºC 10 horas
Temperatura ambiente a 25ºC 4-8 horas
Temperatura ambiente 27-32ºC 4-6 horas
Refrigerada entre 0 y 4ºC Hasta 5 días
Congelador dentro de la misma nevera 2 semanas
Congelador separado Hasta 6 meses
*La leche que ha estado en la nevera durante 48 horas puede congelarse, pero si ha estado más de 2 días y menos de 5 aunque vale para darle al bebé no valdría para ser congelada.

¿Cómo la descongelo y cómo la caliento? Aunque hasta hace poco se aconsejaba dejar en la nevera del día anterior la leche congelada, para que se fuese descongelando poco a poco, a día de hoy se sabe que hay más propiedades si se descongela rápidamente, por lo que lo ideal es sacarla directamente de la nevera o del congelador y debajo del agua caliente ir atemperándola. Si prefieres puedes calentar un poco de agua en un cazo y, tras retirarlo del fuego, ir atemperando ahí la leche.
No es necesario que esté caliente, la leche se da a temperatura ambiente, usar el microondas es un gran riesgo, pues suele calentar la leche en el centro y no el bordes, con lo que si no se mezcla bien podría producir quemaduras.
Verás que hay dos capas, ya que la grasa se solidifica y se va a la parte de arriba del recipiente, por eso debes mezclar bien el envase antes de dárselo al bebé.

¿Le gustará al bebé la leche descongelada? Debo decir que a veces hay bebés (no siempre) que rechazan esta leche, incluso a nosotros mismos nos puede oler un poco rancia, y es que hay una enzima llamada Lipasa que se encarga de disgregar la grasa de la leche, para que la podamos digerir mejor, y esta enzima tanto en nevera como en congelador está activa, así que puede dar olor agrio a la leche. Cada mujer tiene una cantidad de lipasa y no todas tienen luego este problema de olor en la leche, pero si tú lo tienes la solución es escaldar la leche antes de congelarla. La manera de escaldar (que no es hervir) es ponerla al fuego hasta que veas que empieza a hacer burbujitas por al rededor, entonces la retiras del fuego antes de que hierva, y ahí la lipasa se inactiva (a 60º). Tras dejarla reposar, al cabo de una hora, puedes refrigerar o congelar.

¿Puedo mezclar leche de distintas extracciones? Si están a misma temperatura si.

¿Pierde propiedades la leche materna al ser extraída, refrigerada o congelada? No nos vamos a engañar, el refrigerar o congelar la leche materna siempre hace que  algunas propiedades se acaben perdiendo, muchas células quedan inactivadas y no se mantiene tan natural como si se las das directamente o si es recién extraída, pero una leche materna congelada, siempre va a ser más beneficiosa que la leche artificial, así que todo este trabajo sigue siendo beneficioso para bebé y mamá.

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra

* Excepto en porteo y Elvie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra +eBook con 20 Mitos de Lactancia Materna

* Execpto en porteo y Elvie