Envío gratis a partir de 60€* (24-48h*) 

Si necesitas llorar, llora

Cuando la maternidad nos muestra que hay un lado oscuro, que debemos normalizar.

Hace unos meses escribí un post en Instagram que se convirtió en el post más leído y compartido de mi canal. Durante días, muchas madres lo compartieron, poniendo su propia imagen, pero mi texto tal cual, agradeciéndome cada palabra, sintiéndose identificadas y haciéndolo pulular por las redes para intentar dar luz a algo que a veces nos atormenta tanto.

Hoy, decidí que quería a poner esas palabras en este blog, para que cuando una madre lo consulte no solo encuentre información sobre lactancia, porteo, alimentación complementaria o el crecimiento del bebé… sino que encontrase también la parte más emocional y real de la maternidad, ese lado que a veces cuesta abrir y aceptar. Esa parte donde nos venimos abajo, donde el día se torna gris y nos entristece pensar que cualquiera es mejor madre que nosotras. Ese día donde nuestra cabeza nos juega una mala pasada y no somos capaces de ver que a veces, solo a veces, la maternidad es dura para todas, y nos sentimos solas y únicas en ese camino. Hoy quiero que quede plasmado que esos sentimientos son normales, lo pasamos todas y todas lo superamos, pero debemos soltar lastre para ello… El post decía así:

Da igual cuánto hayas deseado ser madre, habrá momentos en que sientas la urgente necesidad de llorar;

▪︎Porque no sabías que dormirías tan poco.

▪︎Porque no sabías que te iba a costar tanto dar el pecho.

▪︎Porque no sabías que tras el parto te sentirías tan sola.

▪︎Porque no sabías que dudarías de tu capacidad como madre.

▪︎Porque no sabías que tu bebé lloraría tanto y sin saber porqué.

▪︎Porque no sabías que tu bebé dormiría tanto que costaría alimentarlo.

▪︎Porque no sabías que tu bebé dormiría tan poco que se pasaría el día en la teta.

▪︎Porque no sabías que todo el mundo necesita decirte que sabe más que tú.

▪︎Porque no sabías que tras conseguir que coma y que duerma bien vienen los dientes y todo vuelve a empezar.

▪︎Porque no sabías que duele tanto verlo con fiebre.

▪︎Porque no sabías que no tendrías ganas de intimar con tu pareja.

▪︎Porque no sabías que cada persona te daría un consejo distinto.

▪︎Porque no sabías que cuando crecen,  la paciencia para hacer crianza respetuosa hay días que desaparece.

▪︎Porque no sabías que no conseguirías llegar a todo.

▪︎Porque no sabías que te criticarían por no trabajar y dedicarte a criar.

▪︎Porque no sabías que te criticarían por volver a trabajar fuera de casa y no dedicarte a criar.

▪︎Porque no sabías que entre madres,  el respeto lo pedimos a gritos porque a veces no existe… . .

Por tantas cosas habrá momentos que quieras llorar, que debes hacerlo.  Llorar desahoga, quita el peso de algo que cada día vamos haciendo más grande,  la culpa, la tristeza… llorar libera!!!! Es como la calma tras la tormenta. Hazlo si quieres en secreto,  en una habitación,  en el baño,  en la ducha… pero hazlo, si lo necesitas hazlo.  Verás que todas lo hemos necesitado,  y que tras soltarlo el mundo parece recobrar algo de sentido,  y nosotras algo de fuerza. . . La crianza es maravillosa, ser madre es algo mágico,  pero no somos superhéroes, a veces hay momentos malos,  reconocerlo para superarlo es necesario, y saber que TODAS pasamos por ello es algo importante. . . .

Si crees que leer esto puede ayudar a alguien, por favor compártelo, sé que hará bien leerlo a muchas madres.

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra

* Excepto en porteo y Elvie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra +eBook con 20 Mitos de Lactancia Materna

* Execpto en porteo y Elvie