Envío gratis a partir de 60€* (24-48h*) REBAJAS en productos seleccionados

DESTETE

Cómo y cuándo destetar.

Creo que este va a ser el blog más ansiado por muchas y más difícil de escribir para mí. Y todo porque es el proceso dentro de la lactancia más controvertido, difícil de ejecutar y largo en muchos de los casos… ¿Por dónde empezar? 

Bueno, primeramente decir que antes del año es muy difícil que un bebé se destete sólo, lo que puede pasar es que existan falsos destetes (entre los 4 y 6 meses) o huelgas de lactancia (sobre los 9 meses). De esto hablaremos en otro momento, pero decir que si sobre esa edad el bebé no quiere mamar es algo momentáneo, de la mamá depende aprovechar para destetar o tener paciencia y esperar a que el bebé desee la teta de nuevo. Pero sea como fuere, antes de los 2 años el bebé necesitará tomar leche, durante los 6 primeros meses de manera exclusiva y hasta los 2 años de manera complementada, si no va a ser leche materna deberemos sustituir entonces por leche de fórmula antes del año y por leche de vaca entera después del año.


Los estudios antropológicos demuestran que los humanos tenemos una edad de destete natural comprendida entre los 2,5 años y los 7 años. Antes de esto no sería normal que un bebé deje de mamar por sí mismo, y más allá de los 7 años prácticamente no se conocen casos. Por tanto, si se desteta antes, en algunas ocasiones puede ser debido a sustos (muerden y la madre grita), dolores (de garganta, oídos) o situaciones de separación por alguna enfermedad o trabajo, pero generalmente un destete precoz (antes de los 2 años y medio) va a ser algo decidido y dirigido por la madre, aunque, como siempre, habrá excepciones.

Que una madre decida destetar es algo lícito y respetable, el mismo derecho se tiene para decidir amamantar como para decidir destetar, nunca debemos juzgar algo así. Cada mujer y cada madre sabrá hasta donde llega su deseo o sus fuerzas, y una asesora nunca juzgará su decisión, sino más bien acompañará este nuevo camino dando pautas y apoyo, pues el destete siempre será indicado como «destete respetuoso» lo que hará que sea más largo en el tiempo. Los destetes forzosos existen pero las asesoras no solemos recomendarlos, pues entendemos que el niño necesita su etapa de adaptación, aunque ello implique meses de trabajo. 

Pero debemos tener claro, que si el destete surge por decisión de la madre, el niño va a ser privado de algo a lo que está muy acostumbrado y que para él es muy necesario, por tanto debemos asumir que nos lo va a poner difícil, será un etapa dura y necesitará más consuelo y comprensión de nuestra parte, pues habrá lágrimas y tristeza , muchas veces en forma de rabieta o de enfados, así que esto es lo que cabe esperar. Debemos armarnos de paciencia y hablarlo con familiares y amigos para que nos ayuden y hagan que la mamá sea fuerte y se sienta apoyada también en estos momentos. Y aclarar sobre todo que en esa ayuda que nos puedan brindar nunca deberán decir frases como » pero si eso es de bebés» «tu ya eres grande, no puedes llorara» » eso es asco…» porque el sentido de esas frases en un momento tan crítico es sensación de burla hacia ellos, y de nuevo debemos pensar que el niño tiene todo el derecho a estar enfadado o frustrado por un cambio tan grande que se está generando en algo donde él no tiene elección. Por ello tanto madre como hijo necesitarán mucho apoyo moral. 

En un destete influye mucho la edad del bebé, pues no es lo mismo destetar a un bebé de 1 año, que a penas nos va a entender y mucho menos razonar lo que le estamos explicando que a un niño de 2 años o más, con el que seguramente nos cueste menos hacerle entender ciertas cosas, aunque en bebés de meses será más sencillo, pues será cuestión de sustituir tomas de pecho por otras de leche artificial y en niños de 1 año o más ya será más difícil porque sabrán no sólo lo que quieren sino cómo lo quieren, ya que el pecho no es sólo alimento, muchas veces querrán recurrir a él como consuelo o refugio.

A la hora del destete, la primera norma siempre será el “no negar no ofrecer”, es decir, si a ciertas horas le damos siempre la teta (después de comer, o al despertar o cuando se cae y llora…) ahora ya no lo haremos, pero tampoco lo negaremos si nos la piden.

Entre las distintas pautas que podría haber después, podría resumir que lo más importante es evitar las tomas, evitar los momentos que les inciten a ello y también los lugares. ¿Qué implica esto? Pues muchas veces mucha calle, mucha distracción y sobre todo ayuda externa, porque solas es mucho más difícil.

Muchas veces el destete lo deseamos sobre los 2 años, pues ahí la demanda es tan alta que realmente nos agobiamos y nos cuesta gestionar tanta petición de teta, además, suele surgir la agitación por amamantamiento. Pero lo cierto, es que esta etapa es tan dura que es como luchar contra un gigante, lo ideal, sería esperar a que la demanda bajase un poco.

Muchas veces el destete lo deseamos por la noche, pues ya son tantos meses durmiendo a trancos que nos cuesta sobre llevar el día, algunas mamás se preguntan si es posible destetar sólo de noche, o debe ser todo a una. Lo cierto es que se puede hacer como cada madre desee, pero quizá lo más fácil sea destetar de día eliminado tomas, y dejar la noche para lo último, aunque cada madre valorará cual es la opción que prefiere llevar a cabo. 

Una vez metidos en el destete nocturno, se suele aconsejar el método padre ante todo. Es decir, que el padre o familiar que pueda acompañar a la madre en este proceso sea el que acuda en cada despertar. Pero para ello es necesario que la relación con el bebé sea muy estrecha y desde luego sea una persona paciente, cariñosa y que entienda que esto no será cuestión de 3 días, pues el bebé o niño está enfrentándose a una etapa nueva y lo más normal es que le cueste aceptar que le quitan lo que conoce desde que nació, lo que realmente le gusta y le calma.

El destete es algo muy delicado, es muy importante ponernos en la posición de ellos y mantenernos a la vez firmes en nuestra decisión. Aún así, tras conseguirlo, también debemos saber a qué sentimientos nos enfrentamos nosotras, pues pasaremos por una montaña rusa de emociones que debemos saber gestionar.

De todo esto y más, hablo en el vídeo-manual de destete de 1 hora de duración que se pude ver aquí.

En ese vídeo explico más detalladamente cómo poder evitar las tomas, o distanciarlas, cómo comprender el proceso desde ambas partes, y ofrezco soporte emocional vía mail para que la madre no se sienta sola o débil. Si deseas adquirirlo solo tienes que hacer clic aquí.

Y como nota final, recuerda que un destete nunca debe ser creyendo que así comerá más o dormirá mejor, ya que un destete no implica que así vaya a ser. El destetar debe ser sólo porque así lo desesas tú (porque ya no lo disfrutas, porque te agota, porque no deseas seguir…) pero no porque tu entorno te diga que así debas hacerlo, solo tu bebé y tú decidís cuándo acabarla.

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra

* Excepto en porteo y Elvie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba

Recibe todas las novedades en lactancia y porteo

Y un 5% de descuento en tu primera compra +eBook con 20 Mitos de Lactancia Materna

* Execpto en porteo y Elvie